martes, febrero 10, 2009

El ladrón ¿Robado?

Vayamos al Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua e investiguemos una serie de terminos a fin de que sepamos que vamos a hablar.

Plagio. (Del lat. plagĭum).
1. m. Acción y efecto de plagiar (copiar obras ajenas).
Plagiar. (Del lat. plagiāre).
1. tr. Copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias.
Plagiario, ria. (Del lat. plagiarĭus).
1. adj. Que plagia (copia obras ajenas).
Autor, ra. (Del lat. auctor, -ōris).
2. m. y f. Persona que inventa algo.
3. m. y f. Persona que ha hecho alguna obra científica, literaria o artística.
Derecho de autor. m. El que la ley reconoce al autor de una obra para participar en los beneficios que produzca su publicación, ejecución o reproducción, y que alcanza, en algunos casos, a los ejecutantes e intérpretes.
Derechos de autor. 1. m. pl. Cantidad que se cobra por derecho de autor.

Luego de citados estos términos, con la lumbrera del conocimiento respecto a como es que debemos usar el idioma a través del cual nos comunicamos (o al menos se intenta), paso a dar algunas consideraciones pertinentes sobre un caso muy reciente e interesante.

La oposición ha comenzado desde hace varios días a decir que el PSUV les copió una cuña del NO y la cambió por el SÍ. Primero Justicia, mamotreto de un partido que nació gracias al financiamiento que la progenitora de Leopoldo López le dio a su propio hijo con dinero de PDVSA (hurto de dinero y malversación de fondos públicos), se dignó a ir ante el CNE para exigir que sea retirada una cuña del SÍ porque supuestamente estaría plagiando una de ellos.

La cuña en cuestión es la de la cancioncita por la enmienda, que para ser honestos, yo había escuchado algo antes de que saliera al aire. Pero como en esto de la política el espionaje y el robo de ideas, el tráfico de información confidencial y todo lo demás, es algo típico, común y necesario, sería osado atreverme a decir que fue lo que pasó exactamente ahí con el tema.

Sin embargo creo que antes de establecer una responsabilidad, debemos ver los antecedentes de nuestros queridos escuálidos en el plagio sistematico de elementos que fueron hechos por otros y que se lo atribuyeron como propios.

Ni un paso atrás

La frase que la oposición prostituyó durante todo su intento desestabilizador de 2002 y 2003, no provenía de las ideas de esos cientos de publicistas que tiene la derecha nacional, sino que se trata de un Slogan de la izquierda latinoamericana que se vino usando de manera progresiva, siendo incorporado en la vida nacional durante la campaña de Hugo Chávez en el año 1998, cuando decíamos “Caldera Fracasó, la revolución es indetenible, con Chávez ni un paso atrás”.

La bandera nacional

En Venezuela, el uso de la bandera se circunscribía al 12 de marzo, por ser el extinto “día de la bandera nacional” (que ahora se conmemora en agosto), cuando los colegios pedían a los niños que llevaran papel lustrillo de los colores de la bandera y un palito. Después de allí, era remoto contar con la idea de volver a enarbolar la bandera nacional, siendo común que los negocios y establecimientos pusieran la bandera el día de una fecha patria, pero nadie sentía apego por la misma, quizás solo por una época se puso de moda, por una cuña de televisión, pero no trascendió más allá.

Fue la revolución, quien trajo consigo ese afecto del pueblo por portar encima la bandera, cuando en la campaña del 98, la gente levantaba el tricolor patrio en las manifestaciones prochavismo, llevando incluso que ante el entonces CNE se introdujeran denuncias por parte de los partidos tradicionales para restringir el uso de la bandera por ser un símbolo patrio.

Sin embargo, en el 2002, los escuálidos también prostituyeron la bandera, al tomarla como una moda, donde salio desde la gorrita, hasta el traje de baño tipo hilo dental, con que las escuálidas salían a manifestar. Es de recordar como hasta los militares del Four Season, centinelas del obelisco de Altamira, se dedicaban a firmar todo el día banderas de Venezuela, para doñas que se acercaban con ganas de ver a uno de esos “héroes de los noticieros”, que dicho sea de paso, pasaron a la historia del ridículo nacional, porque en verdad, la inmensa mayoría no se sabe que paso con ellos o donde se metieron.

Posteriormente vendría la perversión de pintar la bandera negra.

Un Nuevo Adeco

En el Zulia, la lucha por conquistar un espacio o polo de resistencia opositora se dio cuando Arias Cárdenas se lanza en el 2000 a la presidencia, adversando a Chávez, dejando así el paso abierto a un personaje bastante cuestionable de esa región. Manuel Rosales se lanza a la gobernación del Zulia, luego de haber sido alcalde de Maracaibo.

Para ese momento no era muy bien visto un candidato por partidos como AD y COPEI, por lo cual, el posteriormente “Filosofo del Zulia” crea una agrupación regional llamada “Un Nuevo Tiempo… Contigo”. Sin embargo, el nombre de ese partido, se da de un hecho memorable que ocurrió en el Zulia, en una oportunidad que Chávez fue a hacer campaña en el 98, y en un evento de masas, indescriptible para la epoca, dijo “porque Venezuela ha comenzado a cambiar y estamos en el inicio de Un Nuevo Tiempo para la patria, Un Nuevo Tiempo para el pueblo, Un Nuevo Tiempo para el Zulia, Un Nuevo Tiempo para Venezuela”.

El SÍ Paraco


Pero la revolución no es la única victima del plagio. Los escuálidos vieron como sus horizontes podían expandirse y así lo hicieron. En el Referéndum Revocatorio Presidencial de 2004, la oposición logró mediante el chucuteo, las firmas planas y el resucitar de muertos, activar un referéndum para consultar al pueblo si queria que Chávez saliera de la presidencia o permaneciera en ella. Allí, la opción revolucionaria fue la del NO, que constó de un globito de conversación con la monosílaba negativa, mientras que la oposición sacó un SI en un fondo tricolor.

Resultó ser que la publicidad del SÍ escuálido, era una copia de una campaña que tenía en el vecino país, las ultraderechistas y asesinas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), mejor conocidos como los Paramilitares Colombianos. Dicha publicidad tenia tiempo en el portal de las AUC, con quienes ya la oposición había coqueteado y se sabe, que mantiene vinculaciones.

Los escuálidos lo negaron, pero las pruebas quedaron ahí. Al final del proceso, la oposición sucumbió y Chávez fue ratificado en su cargo.

Atrévete a burrear

La oposición, en un intento por ver si lograban defenestrar a Chávez en un proceso electoral, se concertó en un grupo bastante endeble, donde luego de descartar a un montón de loquitos, se inclinó por el que tenía la chequera más fácil de sacarle provecho y apoyaron a Manuel Rosales, quien dentro de todo, nos divirtió mucho en sus pujas por ser un intento de persona inteligente, al espetar frases sin sentido y que hoy todavía nos causan gracia. (Incluso recientemente dijo que teníamos que taparnos los ojos y cerrar los oídos).

El comando de campaña de Rosales se fijó como meta, revivir el adequismo de las romerias blancas, introduciendo un elemento propio de Chelique Sarabia, quien pego slogans musicales como “Ese hombre si camina, va de frente y da la cara” que fue usado por CAP. Sin embargo, los tiempos eran otros, y los participantes del diseño de campaña eran bastante flojos como para llegar a estructurar algo que de buenas a primeras pegara en el sentido del colectivo y se fueron por la vía fácil de tomar algo que ya estaba ahí.

Fue cuando se plagiaron el tema de Calle 13, titulado “Atrévete” que estaba sonando mucho en las emisoras de radio y haciendo una modificación chimba, bajo el mismo ritmo, lanzaron una campaña “reguetonera”. El detalle estaba en que jamás le pidieron permiso a los autores y dueño de los derechos de la misma, quienes son de origen puertorriqueño y que se manifestaron en reiteradas ocasiones, pidiendo que dejaran de usar su tema para apoyar un sector político en particular, ya que eso lesionaba sus intereses como músicos frente a un publico, y ellos no podían fijar posición alguna por no ser venezolanos. Esta petición cayó en balde roto, porque la oposición siguió usando el tema, y ponían a tres pargoletes a cantar un tema que no era de ellos en las tarimas de Rosales.


Misión Burusas

El mismo Manuel Rosales, centro su gobierno regional en copias mal hechas y derrochadoras de recursos, de las misiones socialistas que el presidente Chávez ha llevado adelante en el país, con la única diferencia que las originales, las hizo el presidente con la visión de que fueran gratuitas, de acceso para todos, mientras que Rosales a punta de billetazos pago clínicas y universidades privadas, para hacerse una imagen de benefactor.

Movimiento estudiantil empaquetado “Otpor”

Los escualiditos sifrinos que pululan en las universidades públicas y privadas, que siempre habían estado en contra de Chávez, repentinamente comenzaron a tomar figura ante los medios, gracias a una estrategia de campaña seguida al pie de la letra por un conglomerado publicitario, que adquirió una franquicia que se dio en Serbia, con el movimiento Otpor, mamotreto que se conocería luego como un producto “Made in CIA” y que cayó en desgracia en la propia Serbia.
Hablamos de franquicia, porque el método que usaron, los símbolos y las consignas fueron las mismas que usó el movimiento que llevo al colapso del gobierno de Milosevic. Si bien no es un plagio, fue la compra de una idea ajena, ante la incapacidad de los escuálidos por labrarse un propio camino.

Copia y confusión con la Reforma

Los escuálidos coronaron el circulo del plagio cuando Chávez llamó a una consulta popular en el 2007 para una reforma a la constitución, donde planteaba modificar 33 articulos, que luego serían llevados a 69 por la AN, y donde se preguntaría al pueblo si aprobaba dicha reforma.
El comando de campaña por la Revolución, retomó el exitoso globito de conversación y el fondo rojo, para poner en el centro un SÍ. Me decía un pana en ese momento que no era bueno volver a usar una campaña que resulto exitosa, sino que por el contrario, había que diseñar algo nuevo, porque lo anterior tenía una marcada identificación con el NO.

Justamente eso fue lo que aprovechó la oposición y toda su campaña se basó en utilizar aquel NO que en 2004 nos resultó tan exitoso. Se generó entonces una campaña de confusión, porque la gente, que había acuñado el NO del referéndum, veía con naturalidad nuevamente el NO y con extrañeza el SI.

Sería difícil decir si eso tuvo algo que ver con el resultado, pero algo si estamos claros, y es que la oposición se dio colita con un logo que no habían hecho ellos, sino que lo tomaron de una campaña pasada.

El cambio escuálido

La campaña por las elecciones regionales se inició prematuramente por parte de la oposición, en una pugna interna que los llevó a quemarse como opciones en sitios donde ellos juraban que el chavismo estaba borrado. Todo esto era parte de su idea que el país que no aprobó la reforma constitucional, significaba una desaparición de la revolución y retorno de la derecha.

En uno de los hechos más notables de la hipocresía política, la mal llamada unidad opositora, se atribuyó el slogan de que ellos constituían “el cambio”. Dicho cambio resultó bastante particular, porque tenía entre sus figuras, gente que no es nueva en la política, sino que por el contrario, tienen un pasado en el ejercicio nefasto de cargos públicos, como por ejemplo, Antonio Ledezma, quien fue Senador, Gobernador del Distrito Federal y Alcalde de Libertador, con un prontuario que lo que da es vergüenza.

El plagio del termino “cambio” se da, porque siempre se ha conocido a la Revolución como el “proceso de cambios”. Sin embargo, la estrategia es poco efectiva, ya que el PSUV logra establecer una campaña mucho más dinámica y con estilo propio.

Copiándose la campaña plagiada de la reforma

La oposición para enfrentar a la enmienda constitucional, ha usado una campaña que es simplemente la reedición de lo que hicieron en la Reforma, que a su vez es un plagio de los símbolos que uso el chavismo en el Referéndum Revocatorio del 2004. El globito con el NO en rojo, es nuevamente usado por la derecha, en un insignificante y vacío “No es No”. Además, reiteran su estrategia de publicidad engañosa, aseverando cosas que nada tienen que ver con la realidad, como la cuña aquella de la carnicería.

Luego de ver todo esto, ¡a quien coño le importa que la oposición llore o no si le copiaron una cuña?, donde quizás, y es lo mas seguro, fueron ellos los primeros que se dedicaron a plagiar lo nuestro.

No hay comentarios.: