domingo, junio 10, 2007

“Vamonos Kiko, no te juntes con esta Chusma”


“Mamá, mamá… Carlos Chuchu me dio un golpe mamá… buaaaah”. Esta frase era con la que uno de mis primos mas ladilla, salía cada vez que intentaba pegarme con un juguete, porque él se la tiraba de arrecho, pero que yo, más arrecho que él, se lo terminaba estrellando en la frente sin que lo soltara, aprovechando lo débil de su ridícula figura. Hoy en día, el pajuo sigue siendo igual, con una madre igual de pajua, que sigue sobreprotegiéndolo como en aquel entonces.

Así mismito ahora están los universivagos que han estado manifestando en las calles de Chacao, Baruta, El Hatillo, y otras zonas sifrinas del país. Luego de la gran cagada que se echaron en la Asamblea Nacional, en cadena nacional y ante todo el país, al pirarse del lugar sin siquiera haber expuesto una idea, ya que solo leyeron un libreto; entonces tienen que salir sus madres a limpiarles el culito a esas pobres criaturas, que se les embarro de mierdita amarilla (de ese colorcito tipo primero justicia, o lo que quede de eso).

Un montón de doñas, de esas que debaten entre ellas si es mejor la inyección de botox o la de silicón para que los labios se le vean entre carnosos y bastante extraños, decidieron salir ellas a tratar de mantener viva la vaina en las calles, y mantienen la bandera al revés, como muestra simbólica de lo que le espera a la patria si ellos llegan a tomar nuevamente el poder.

Obviamente, con esto tratan de desplazar a los niñitos estos, que perdieron la oportunidad de sus vidas, y hoy en día son vistos raro por muchos de los que como mansos chivos, los siguieron creyendo que lo que ellos decían era verdad. Ahora cuando ellos lloran, son sus madres, ya flácidas, menospausicas, quienes tienen que salir como doña Florinda, a buscar a Don Ramón para espernancarle una cachetada, con el detalle que no lo consigue, y eso frustra a Kiko, que tiene que conformarse con decirle “Chusma, chusma” al aire.

Estos son los instantes en que me acuerdo de cuando en el liceo, a algún pendejo lo jodía otro en la salida, y al día siguiente iba la mamá a hablar con la coordinadora estudiantil. La consecuencia de semejante acción era la amonestación del que jodió al “menor”, pero al menor le iba peor, cuando pasaba por la cantina y todo el mundo le decía: “Ay mariquito, dile a tu mami que te estoy mirando feo”.

Me vino a la mente, un comercial de detergente, donde había un carajito malo, que llegaba el hermano y le hacia algo, y en su impotencia de no poderlo joder, gritaba “MAMÁ, FEDERICO ME ESTA MOLESTANDO”… Patético.

Eso me recuerda la grabación que pasaron en “La Hojilla” en fecha reciente, donde Carlos Granier, hijo con tara de Marcel, le contaba a su “mami” como el había quemado las calles, y que tenía asmita y estaba cansadito.

Video subido por Lubrio

1 comentario:

bumer dijo...

ya, ya, estoy de acuerdo en que hay muchos estupidos, pero como vas a englobar el grueso de la oposicion y del estudiantado opositor en esta vaina?

como vas a medir a todos estos venezolanos como si fueran granielito?

por favor un poco de sensatez, eso es como que yo dijera que todos los boivarianos son tna ineptos cono acosta carlez