sábado, mayo 26, 2007

A pocas horas de un nuevo fracaso de Marcel

Tenía tiempo que no escribía, pero en serio que estoy full de trabajo, creando el próximo referente de la radiodifusión latinoamericana. Sin embargo, busqué un espacio dentro de mi agenda para escribir de este momento glorioso de la historia comunicacional de Venezuela.

Estamos a pocas horas de que Marcel Granier se vea en el espejo y piense “¡Coño, soy un inepto! ¡Jodí otra de las empresas de mi mujer!” (así como El Diario de Caracas, Sonográfica, entre otras). A las 12 de la noche de este domingo, se acabará con ese mito que se trató de sembrar en el país, según el cual, aquí habían unas monarquías televisivas indestructibles.

La familia Phelps, sus derivados y otros parásitos (léase: Granier), disfrutaron de manera casi gratuita, de la explotación del espectro radioeléctrico de la nación, con el cual, cosecharon una fortuna de proporciones bíblicas, en el transcurso de los últimos 53 años, y que les permitió crear un imperio empresarial, que a la muerte de William H. Phelps, fue degradándose de manera paulatina, por la mediocre gerencia de Marcel y Peter Bottome, llegando a su nivel cumbre, cuando falleció Katty Phelps.

Quienes hoy salen en las cámaras de Globovisión y RCTV pidiéndole… o mejor dicho: Suplicándole a Chávez que le renueve la concesión a Granier, son los primeros que pusieron cable en su casa para no ver la bazofia de televisión de entretenimiento que precisamente le ofrecía RCTV, pero se oponen a la decisión, por el simple hecho de llevarle la contraria a Chávez.

Mañana a la medianoche, en mi oficina, grabaré como se le apaga el transmisor a Malser y prende el de TVes, donde espero que haya una transmisión llena de Wawankó, como Lil Rodríguez lo sabe hacer.

Aquí les dejo un video donde un camarografo de VTV se montó hoy en la tarima de la marcha pro-RCTV, donde los gafos que estaban al frente creían que el tipo se estaba manifestando a favor de la porquería de Barcenas, pero luego fue que se dieron cuenta que el tipo estaba reclamando respeto al equipo reporteril de ese canal y de RNV y ABN, quienes resultaron agredidos por la cuerda de viejas insatisfechas y parchifrutas autoreprimidos, que le echan la culpa de sus penas al Comandante Chávez.

No hay comentarios.: