domingo, febrero 04, 2007

Hace 15 años, el 4 de febrero del mil novecientos esperanzas


Insisto: me estoy poniendo viejo… pero debo agradecerle a Dios que es así.

Antes de los 10 años, jamás leí sobre una teoría política. Obviamente mis intereses para esa edad eran otros totalmente diferentes. Quizás, la una ocasión en que tuve conciencia política plena, fue en 1988, cuando por el instinto premonitorio que siempre he tenido, ansiaba que Carlos Andrés Pérez no llegara a la Presidencia. Lamentablemente CAP ganó, y más triste fue que yo tenía razón, ya que quedaría demostrado en pocos días de haber tomado el poder, que sería la más grande desgracia que le ocurriría al país.

Aun me acuerdo de ese amanecer, cuando mi viejo dijo “despierta hijo, que están tumbando al gocho”. Eran las 5 de la madrugada, y para mí como carajito, era un crimen despertar a esa hora, considerando que estudiaba en el turno de la tarde. Creo que era martes, y sin tener idea de lo que me decía mi padre, me fui solito a la sala a prender el televisor.

No recuerdo que canal sintonice, pero todos se encadenaron entre si, ya que RCTV consiguió la exclusiva de la grabación del ataque al Palacio de Miraflores, ya que unos periodistas, en ese momento dijeron que estaban por ahí grabando, porque hacían un supuesto reportaje sobre la recluta en las calles de Caracas (por cierto, el presidente Chávez abolió la recluta, y tienen las bolas de llamarlo “militarista”). Luego confesarían que sabían lo que ocurriría, pero no lo revelaron porque la Disip y demás órganos represores del gobierno adeco, era seguro que los pusieran presos (eso si era persecución y represión a la libertad de expresión y al ejercicio del periodismo).

Aquella mañana fue larga, tensa y sin yo entender mucho, quería que esos tipos, vestidos de verde, con boinas rojas y con una bandera tricolor en el brazo, lograran apoderarse de Miraflores. Lamentablemente no fue así, pero creo que lo que ocurre es mejor, considerando como a partir de allí cambió la historia.

Sobre el “por ahora” se ha escrito mucho, pero sin dudas, es el punto de quiebre de la historia. No se por qué, pero a todos nos conmocionó su mensaje, y en especial ese par de palabras, que realmente no tenían la intención de ser tan visionarias sobre lo que ocurriría años después.

Los escuálidos hablan de un supuesto “luto” que sienten por los caídos el 4 de febrero, de los cuales, no tienen idea ni de uno solo de sus nombres, pero para nada se inmutan por los miles que murieron el 27 de febrero, y mucho menos, por los cientos de miles que cayeron por la que si fue, la mayor masacre de la era puntofijista, y que conocimos como la pobreza. No hay nada más miserable que matar un pueblo de hambre, dejarlo morir por enfermedad y largarse a Miami para disfrutar los millones hurtados a la nación.

1 comentario:

Carola dijo...

Yo estaba trabajando en un colegio privado entonces.

Recuerdo que cuando se reiniciaron las clases, tooooodos los maestros y profesores llevaron la foto de Chavez que habia sido publicada en el Diario de Caracas. Era la misma imagen en todos los periódicos, pero la del Diario de Caracas era la más grande de todas. El colegio se llenó de fotos de Chávez, los papá, los directores y todo el mundo estaba de acuerdo con que ese era el hombre. La directora pegó la foto en la cartelera del salón de profesores. de repente cunde el pánico: llamaron del ministerio de educación y dijeron que la supervisora de la zona escolar estaba en camino. Fue un pitazo que nos salvó de las sanciones. La supervisora vino al colegio a decirnos que teniamos que decir a nuestro niños sobre el 4F. No cómo sino que. pretendian hacernos decir cosas que no pensabamos. Al teacher Victor yo le habia pegado con tirro la foto de Chavez en la espalda antes de que llegara la supervisora. Y la vieja lo vió y armó un zaperoco. Dijo que no se podia menncionar ni siquiera el nombre de ese personaje y amenazó con cerrar el colegio si se enteraba, y tenia como hacerlo, de que nosotros explicamos algo diferente a lo que ella exigía.

Por supuesto no le paramos bola y dijimos lo que pensabamos y el cole no fué cerrado pero fuimos acosados durante todo el año escolar por el ministerio de educación.