miércoles, diciembre 27, 2006

La crisis económica que ahoga a Venezuela

Este analista describe muy bien como es que estamos de mal... como es que estamos falleciendo por la crisis económica que nos consume. Vean el video... con eso basta para que muchos de los que pasan por aquí se vean reflejados e identificados y salgan a la calle para hacer algo ya, antes que sea tarde.



Feliz Día de los inocentes (por adelantado) :)

2 comentarios:

Hector.Luna dijo...

Llegó el terrible comunismo

Aparecen los primeros signos de socialismo. El venezolano ataca con todo al asqueroso imperio

Muy preocupantes los signos de comunismo que comienzan a aparecer en la sociedad venezolana. La ejecución de líneas castristas y el incesante adoctrinamiento, poco a poco, ha convertido a un ciudadano pacífico, bromista y despreocupado en un frenético acaparador de cuanta cosa esté a la venta.

La intención está clara. Llevar adelante los principios fundamentales del Socialismo del Siglo XXI implica la desaparición del mercado de todos esos productos pecaminosos, engendros maléficos del capitalismo salvaje. Y, no faltaba más, sin recibir una orden expresa del Partido Único, allá van los compatriotas revolucionarios contra vitrinas, probadores y mostradores.

La consigna es irreductible: lo que no puedas destruir ¡cómpralo!

No hay cupos para volar al exterior, tampoco hacia el interior. Los pasajes para viajar en autobús, carritos o camioneticas volaron, a pesar del descomunal aumento de precio producto de la especulación. Las tallas S y M no se consiguen ni en las fábricas chinas. Quedan algunos zapatos deportivos importados, pero desde el número 48 en adelante. Es imposible meterse un churrasco en un restaurante al menos hasta febrero.

Por un carro de precio decente debe esperar un año o, como es natural, aplicar el viejo principio revolucionario que consiste en engrasar alguna parte clave del mecanismo de asignación. Para vehículos importados y de alto vuelo la espera es menor, pero ya esto es juego de grandes ligas, funcionarios públicos o amigos del régimen.

Los hoteles, y no precisamente las posadas endógenas, están abarrotados. Apenas se fueron los observadores internacionales las fuerzas revolucionarias tomaron por asalto a las perversas redes de alojamiento capitalista. Miles de sofisticados equipos de sonido han sido debidamente expropiados, previo pago con asqueroso plástico bancario. Paquetes completos de cesta ticket se han convertido en Ipod o peroles electrónicos.

Nunca como ahora el socialismo se había metido tanto en la cabeza de los venezolanos, quienes con firmeza anticapitalista, le dan una bofetada al imperio contaminante. Caña criolla, whisky 12 y 18 años, vinos y cualquier clase de bebidas alcohólicas provenientes de temibles lugares dedicados a corromper el espíritu, se han bajado por estos días. ¡Y los que faltan! La única manera conocida de acabar con estos productos satánicos es bebiéndoselos. Así se hace, camaradas.

La gran industria de la moda también ha llevado lo suyo. Armani, Domínguez, Herrera, Voiton, Dolce & Gabbana, De la Renta, Zegna y demás próceres del consumo alienante, han visto aterrorizados como sus piezas pasan a manos de los más agresivos combatientes revolucionarios.

Ahora sí es verdad. Este horripilante comunismo nos está matando.
Feliz Navidad, compatriotas.

Elides J. Rojas / El Universal
erojas@eluniversal.com

In20 dijo...

Buenisimo Video Carl, lo voy a poner en mi blog con tu persmiso claro y los respectivos creditos jajaja