lunes, noviembre 27, 2006

El Corazón de Caracas Rojo Rojito

El centro de la verdadera Ciudad de Caracas se desbordó del rojo revolucionario este domingo. La Avenida Bolívar se quedó chiquitica para el Tsunami revolucionario que marcó el cierre de campaña del Comandante Chávez.

A la Bolívar, se le sumó la Universidad, la México, la Lecuna, la Fuerzas Armadas, la Urdaneta, la Norte 10, la Sur, Puente Llaguno, Plaza O’leary, Puente República y todas las aledañas. No era marcha, era una concentración humana de proporciones nunca vistas en este país. Incluso, en el Metro había tanta gente que se puede decir que hasta en el subterraneo había una concentración.

Tanto los caraqueños como los camaradas del interior del país, lograron plenar de rojo cada rincón posible, demostrando que no somos concha de ajo, sino un verdadero coñazo de gente que ratificará al comandante Hugo Chávez este 3 de diciembre por paliza.

A mi me tocó estar en la esquina El Chorro, y se me hizo imposible moverme de allí, porque la pared humana era infranqueable. Eso impidió que me encontrara con mis camaradas chateros, y hay alguien por ahí que esta “arrecha” conmigo, cosa que comprendo perfectamente, pero no fue mi deseo sino las circunstancias las que me impidieron cumplirles en ese momento.

Al frente de la Torre Ministerial, se congregaron los frentes bolivarianos de los medios del Estado, quienes cantaron, bailaron y demostraron que en la revolución, todo es alegría. Varios amigos pasaron por ahí, y otros tantos fue imposible verlos, ya que el “bululú” no dejaba moverse mucho. Lo que si resulto anecdótico, fue conseguirse con unos camaradas que resultan ser “Fans” de este blog, que hasta fotos me sacaron, lo cual no hace sino comprometerlo a uno mucho más en esta lucha, porque no se escribe en vano las ideas que aquí se plasman, ni solo para que los escuálidos se arrechen conmigo y me escriban comentarios donde se metan con mi progenitora que nada tiene que ver en este peo, aunque con mucho orgullo digo, que es mi más cercana camarada.

Otro aspecto que considero emotivo, es que se dio la oportunidad de limar las diferencias que los malos entendidos del pasado pudieron haber generado con una camarada, y para mi es un punto importante, porque entre revolucionarios verdaderos no pueden haber distancias, una cosa es divergir en ciertos aspectos en momentos muy determinados, pero debemos ser capaces de estar por encima de aquello que nos separa, y sencillamente echarlo a un lado. Esta camarada quizás no lo sabe, pero al verla por el lugar, tuve el mismo pensamiento de terminar con aquello que había sido motivo de molestia y darle un saludo (cuando las buenas intenciones se conectan), ya que ella esta cumpliendo una labor de altísimo valor en la vanguardia comunicacional del proceso, y eso me hace muy feliz, porque la vi comenzar con toda esa pasión bolivariana que se que tiene… sigue adelante Lena, que tienes mucho que dar.

Algo innegable es que la Revolución esta compuesta por hombres y mujeres llenos de amor y felices que siempre tienen una sonrisa en la cara, mientras que los escuálidos viven nadando en la arrechera más profunda. Por ejemplo, en la concentración revolucionaria la gente coreaba el ya tradicional “¡Uh Ah, Chávez no se va!”, la frase del momento “Rojo Rojito” y otras como la siguiente: “Ponte a creer, ponte a creer, que este gobierno va a caer”. Por su parte, el día anterior, los Burusistas coreaban cualquier frase que fuera para maldecir a Chávez, llegando incluso a la amenaza contra sus hijos y la constante denigración del chavista con la visión de Candidato Burusas, de llamar parásitos a los demás. Allá ellos y sus conciencias si es que la tienen.

Cuando hay un líder con un verdadero discurso

El discurso del Comandante fue orientador de la tarea a cumplir en los próximos días. Nadie debe fallar ni desmayar para romper cualquier plan desestabilizador de la nación que pudieran intentar los escuálidos en su esperado pataleo de muchacho malcriado.

El Comandante Chávez dijo que era indispensable cuidar el proceso electoral desde el inicio hasta el final, realizando un trabajo articulado, muy bien pensado y con la capacidad de respuesta suficientemente rápida para neutralizar cualquier intento de necedad de los escuálidos.

Lo mejor, es el anuncio de la nueva etapa de la Revolución Bolivariana, donde el proceso realizará transformaciones a profundidad que terminaran de impulsar el desarrollo de la nación hacia un destino mejor.

Hay confianza en el proceso, en la victoria y en el liderazgo del presidente Chávez. Luego de la superconcentración de este domingo, no hay dudas en lo que pasará el 3 de diciembre. Eso solo fue una pequeña muestra de cuantos somos, porque por ejemplo en mi casa, habemos 4 personas que vamos a darle el voto al comandante, pero solamente yo pude ir a la manifestación, y como yo muchos. En el caso de los camaradas que llegaron del interior del país, solo fueron delegaciones, porque mover a todo un estado por vías terrestres es imposible y ya vimos durante la campaña como fue el respaldo a Chávez en los distintos estados que conforman esta gran República.

Sin embargo, debemos mantenernos vigilantes ante la reacción de la derecha y estar claros, que el enemigo no son los currutacos del Este de Caracas, sino el imperialismo, hoy herido de muerte, que no se quedará tranquilo mientras que Hugo Chávez sea presidente de Venezuela y genere todo este movimiento mundial que hoy esta transformando el mundo.

La oposición reincide en sus errores

Era de esperarse que los pseudolideres de la derecha salieran a descalificar lo que en el centro de Caracas quedó evidenciado. Globovisión trató de disminuir la majestuosidad de la movilización revolucionaria, mostrando solo una esquinita donde había algunas personas un poco dispersas, pero sin dejar de ser una cantidad bien significativa. Se enfrascaron en mostrar que habían autobuses por todos lados, como que si las personas del interior por el hecho de subirse a un autobús, tuviera menos derechos políticos y de participación. Además, no pretenderán que la gente se venga desde el Táchira o Portuguesa, caminando o en burro por la autopista.

Otra manera chimba de tratar de justificarse los escuálidos, fue recular en sus palabras sobre la concentración de Burusas el sábado en el distribuidor Veracruz. A Leopoldo López se le fue la lengua al decir que lo visto en menos de un kilómetro cuadrado de autopista era “La tatarabuela de las marchas” sin considerar que el estado de salud de una Tatarabuela, siempre ha sido precario, por lo de la avanzada edad, y ahí lo viejo sin lugar a discusión, eran las ideas de adeco con Piñerua Ordaz. Al día siguiente y este lunes, empezaron a decir que la concentración del sábado no era una concentración nacional, sino solo para caraqueños. Lo que no explican entonces es, por que se quejaron que debido a los trabajos que llevan varios meses en el distribuidor de la Cabrera en Carabobo, les había retrasado el paso hacia Caracas. Como dice el comandante: “El diablo esta en los detalles”.

Pero lo peor no es eso, sino el nuevamente desconocer al otro, es decir, desconocer que la revolución es mayoría, incluso, desconocer que la Revolución existe. Hay algunos osados que dicen que la concentración del domingo sumó solo 200 mil personas, pero que ellos el sábado congregaron a millón y medio. Definitivamente hay gente que suele sentarse sobre su sentido común.

Ahora, yo me pregunto: ¿Rosales no prometió llenar la Bolívar? ¿Se les olvido o se hicieron los locos?

Confieso que este domingo día llegué muy feliz a casa, al igual que muchos de los camaradas que vi por todas aquellas calles y del propio Comandante. Los 10 millones van.

1 comentario:

Bruno dijo...

Gracias por la reseña, Carlos, veo que no se te quedó nada en el tintero, ¿no?

Yo creo, ahora más que nunca, que si van... los diez millones!!!

Mi tarjeta de débito es dorada, pero mis tarjetas de créditos son verdes, ¿significa eso que soy copeyano?

Urghhh voy a vomitar ja ja ja

Saluti,

Bruno