miércoles, octubre 11, 2006

Preferimos al “Tipo” antes que al “Carmoniaco”

Como ya lo había dicho, recordar es vivir. Recientemente el Presidente Chávez, en medio de su campaña política ha sacado una publicidad muy interesante que habla del Amor, y como esta revolución está llena de ese sentimiento.

En la cuña, Chávez demuestra como él ha sido capaz de dar todo con las mejores intenciones, solo para el beneficio del pueblo, y no por ambiciones personales o de grupos económicos, y es por eso que le pide a los venezolanos y venezolanas, que les de el voto con amor, no por él, sino por la patria y por la revolución con que construimos el país que es indispensable.

Esto ha generado en Rosales, un ataque de escabiosis en los esfínteres, quien este martes criticó dicha cuña al comienzo de su rueda de prensa en la casa de AD en San Agustín del Norte (donde por cierto, no había nadie aclamándolo, excepto los periodistas de los medios privados).

A Rosales se le salió lo siguiente “y ahora El Tipo (como ha decidido llamar a Chávez) anda hablando de Amor, y pide tiempo porque en los 8 años que ha durado este gobierno, no ha hecho nada”, lo que demuestra nuevamente las limitaciones de La piro piro, tanto en ser capaz de reconocer la virtud del otro, como en no comprender las palabras del Comandante.

Cuando Chávez pide “más tiempo”, es que aun le faltan cosas por hacer, dentro de todas sus obras y proyectos que en los últimos años ha ejecutado y que han brindado bienestar social, económico, político, es decir, el desarrollo integral de la nación. Ahora, ¿Por qué faltan cosas por hacer?: sencillo. El estado de destrucción de la República era brutal y para subsanar las abismales diferencias sociales no se pueden aplicar medidas inmediatistas, sino que el cambio debe ser profundo, sostenido y coherente, dentro de un proyecto que está divorciado de los intereses que ustedes defienden, pero que responde al clamor de un pueblo.

Lo criticaste además por “no tener una política de continuidad”, cosa que demuestra que eres un IGNORANTE, porque aquí no había plan de país cuando llegó la Revolución, solo un parapeto que Caldera, asesorado por TÚ asesor Teodoro Petkoff, llevaban al país a la desaparición del globo terráqueo. Si Chávez le hubiera dado continuidad a esos planes, aquí no quedara ser vivo, porque nos habría matado el hambre y la desidia. Gracias a Dios, el Comandante ha hecho justicia social.

Ese “Tipo” al tú criticas de manera tan ligera, tiene moral para enarbolar la palabra “Amor” sobre un pueblo. El 4 de febrero, él sabía que lo seguro era una derrota, pero le echó bolas, y critíquenlo ustedes por X o por Y, el “Tipo” lo hizo para que cambiaran las cosas. Arriesgó su vida, dejó atrás a su familia y una carrera militar, por un pueblo que el presidente que tu apoyabas en aquel entonces (CAP), traición y masacró un 27 de febrero.

Pero no contento con esto, “El Tipo” al que tú, Manuel, criticas, en lugar de salir en libertad para pasar al retiro, decidió echar su vida a las calles y desde entonces, dejo de ser el y pasó a ser un pueblo, que lo puso en Miraflores y no va a dejar que se vaya de ahí, hasta que la patria esté consolidada.

Y Rosales, acuérdate que “El Tipo”, el 11 de abril de 2002, fue a entregarse a los golpistas, para que no corriera la sangre, poniendo su propia cabeza en la guillotina que no les dio tiempo de activar. Y lo rescató el pueblo, a las pocas horas, por el AMOR que le debíamos a ese “Tipo”. ¿Lo captas Manuel? Ese pueblo tan noble, arriesgó su vida por “El Tipo”, mientras que los agredían y los mataban tus panas, tus amigotes, con los que firmaste un decreto que eliminaba nuestra República BOLIVARIANA, que nosotros mismos nos habíamos dado, gracias al voto democrático.

Por eso Rosales, preferimos a Chávez, que si es un verdadero “Tipo”, que no titubea, y estamos contra ti, porque eres un “Carmoniaco”, un pobre individuo que no ha sabido asumir sus responsabilidades por el infame decreto, y que en las últimas, no has sido capaz de renunciar a la Gobernación del Zulia, y le caes a mentiras a los escuálidos al decir que vas a ganar, pues solo demuestras que lo seguro es que el 4 de diciembre, entrarás sin hacer ruido al Palacio de las Águilas, y te sentarás en la silla de tu oficina, sin haberle dado los buenos días a tu secretaria, y contando los días que te quedan hasta el referéndum revocatorio que por ahí te han anunciado los zulianos.

No hay comentarios.: