miércoles, septiembre 06, 2006

Lo tumbaron quienes lo subieron

Yo no había escrito sobre Benjamín Rausseo, alias “Er Conde del Guacharo”, ya que honestamente, jamás he creído en la seriedad de su propuesta. Pero el día que Carlos Acosta lo presentó en su programa de Globoterror, supe que algo extraño se movía por el centro de la comarca.

Los escuálidos, ante la aparición de Rausseo en el programa y admitir que si sería candidato, comenzaron a decir que ese era el tipo, el duro y el único que iba a poder destronar al muchacho de Sabaneta de Barinas.

Lo más increíble, fue que los carajos se convencieron ellos mismos de que “er Conde” iba a ser el candidato y que era un tipo “de pinga”. Los más aventureros dijeron incluso que “el régimen estaba temblando por la aparición del Conde”. Ahí, hubo una falta total de visión, lo que tembló no fue el gobierno… tembló fue la oposición.

Ese pánico que creo Rausseo, derivó en la selección de Manuel Rosales en una oficina, ante la abdicación de Borges, el desplome de Teodoro y la exclusión de unos precandidatos que no pudieron pegar ni un solo afiche. El profesional de la ordinariez, logró hacer que la derecha comenzara a sudar frío, ya que les aparecía un nuevo actor distinto al Presidente, y a este no sabían por donde atacarlo.

Pero la estrategia la daría quien subió a Rausseo a la palestra pública de la vida política. Los medios hicieron con el conde, un perfecto saludo a la bandera, es decir, lo subieron a la punta del asta, lo mostraron, lo saludaron y lo volvieron a bajar. La censura y la mordaza se le han aplicado de forma discreta al oriental, ya que la agenda de la derecha no tolera que un paracaidista de la política, les distraiga la atención.

Obviamente, hay un montón de candidatos de muy pocas posibilidades que ha desconcertado a la escualidez ilustrada, pero consideran que no nombrarlos es suficiente para generar hacia el exterior, la idea falsa de que la oposición esta cohesionada en un solo personaje, a quien no se le puede decir líder, porque de vaina reúne las condiciones para ser llamado lacayo.

Rausseo será el primero en renunciar, ya que en Globovisión le sacaron la alfombra, y no porque el carajo sea un machista, ni un vulgar comediante, sino porque nada debe alterar los planes golpistas insertos en la agenda que lleva bajo el brazo el Tio Sam.

Pobrecito de ti conde...

No hay comentarios.: