jueves, julio 20, 2006

Holocausto, marca registrada

Mucho se ha escrito sobre el irracional ataque del Estado Sionista de Israel sobre el legítimo Pueblo de Palestina, que se encuentra aislado en una franja de tierra conocida como Gaza. Todos los autores, partiendo de “eruditos” e investigadores de alta factura, así como los mas simples ciudadanos de cualquier parte del mundo que deciden plasmar sus opiniones en Internet, coinciden en que lo que ha venido haciendo el sionismo contra los Palestinos es un Holocausto.

Sin embargo, es sorprendente como las autoridades del sionismo tanto en Israel como en Venezuela, han pegado el grito al cielo, porque según ellos, lo que estamos viendo no es un holocausto, ya que nada jamás podrá compararse con el drama que sufrieron ellos a manos de los nazis durante la segunda guerra mundial.

La segunda Secretaria de la Embajada de Israel en Venezuela, Libia Link se pronunció en nombre de la representación diplomática en el país, ante la movilización que este jueves 20 de julio de 2006, se desarrollo en rechazo a los ataques de Israel contra Palestina y el Líbano. Allí, según mi punto de vista, hubo mucho cinismo, pero lo dejaré en su opinión como calificarlo. Lo que si me resultó curioso es que hable de Paz y responsabilice solo a los calificados “grupos terroristas de Líbano y Palestina (Hezbola y Hamas)” involucrando incluso a Siria e Irán por ser presuntos patrocinantes, cuando es el ejercito del Estado Sionista de Israel, quien lanza misiles hacia los campos de refugiados y ha prácticamente desaparecido ciudades anteriormente sobre pobladas. Ella dice compartir el deseo de PAZ al igual que lo quieren los Palestinos y los Libaneses, pero cdtm… entonces paren el bombardeo que son ustedes los que están matando a esa gente.
Libia Link

Powered by Castpost
Por si tiene problemas para escuchar el audio, de click aquí

Tampoco Link hace referencia a los cortes en cuanto a suministros a los palestinos, pero si habla de los “niños”, que han sido extrañamente secuestrados por supuestos miembros del Hamas y del Hezbola y que mas asombroso resulta la ineficacia de los agente del Mossad, en localizar a los secuestrados. Estos tres soldados han generado un conflicto de proporciones injustas, porque mientras el Palestino mejor armado de aquellos territorios usa un fusil o una bomba casera contra asentamientos judíos, que cuentan con bastante resguardo y seguridad, un militar israelí, dispara desde el asiento un solo misil con que asesina a cientos y destruye edificaciones. Pero resulta que no es un solo misil el que viaja kilómetros hasta caerles a familias enteras encima, sino que es una cantidad difícil de contabilizar si comparamos ambos lados de la balanza. He allí una guerra asimétrica.

Link también se hizo la suiza cuando le hablaron de las fotos que rodaron por el planeta entero donde unas niñas escribían mensajes sobre las bombas que se utilizarían para atacar el Líbano. Algo cierto dijo Link en ese momento, “Las bombas no ven”, y tampoco discriminan, pues esas bombas donde caigan matan sin preguntar ni vacilar, y han asesinado a decenas de niños, que ni siquiera comprendían por que sus deditos se movían ni para que les servían.

El Foro Itinerante de Participación Popular, que dirige mi amiga Hindu Anderí, estuvo en la organización de la Marcha hacia la embajada y fue quien le entregó el manifiesto, donde expresaba el rechazo colectivo del pueblo a ese holocausto y genocidio contra el pueblo palestino y libanés. Allí se le salio la indignación a la funcionaria sionista, pues el termino Holocausto, solo es aplicable al dolor de los judíos, y genocidio es algo que ellos no practica.

El mismo pensamiento lo ha tenido el embajador de Israel en Venezuela, Slomo Cohen, quien raramente hizo un periplo en varios medios del estado y otras instituciones de poder, como la Vicepresidencia y la Cancillería. Ojo, todo esto fue antes de los ataques contra Palestina.

En todos esos casos defendió el Sionismo, y efectuó ciertas presiones veladas para que programas como los de Mario Silva en VTV y Vladimir Acosta y Cristina González en RNV, no se expresaran en contra del Sionismo, y del sacrosanto estado de Israel. Claro, si consideramos la talla del Profesor Acosta, el análisis debe ser contundente y desnuda de forma cruda todo lo que hay detrás del gobierno de Israel.

No es para nadie un secreto, que la embajada de Israel, mantiene un monitoreo sobre los medios del estado para saber que se dice de ellos. Muestra es la llamada que hiciera el embajador al programa de Maria Teresa Gutiérrez el martes 18 de julio de 2006.

Cohen, como Libia Link, insiste y defiende la titularidad del ser victimas del Holocausto, como que si se tratara de una marca registrada, ignorando que muerte es muerte, sin importar quien sea la victima y quien el victimario.


Powered by Castpost

Si no puede escuchar el audio haga click aquí


Historia demuestra lo contrario

Pero eso es obviamente por una interpretación errada de la historia. No niego que en el dominio nazi, los principales blancos de las matanzas fueron los judíos, por el simple hecho de ser judío, pero no se puede decir o aseverar que eso fue una condición exclusiva de los circuncidados.

Lo que motivó a los nazis a implementar la eliminación de millones de personas, fue la estupida creencia de que existe una raza superior (pensamiento ario) y otras que están por debajo de ella, y que incluso no deben considerarse humanos.

Existe exhaustiva evidencia que demuestra que durante la expansión de los alemanes nazis sobre Europa, se planifico y ejecutó una matanza sistemática de judíos, pero además de los entonces conocidos “Romas”, que no es otra cosa que los pueblos gitanos, quienes prácticamente desaparecieron. La condición errante de estos pueblos siempre fue mal vista por parte del fanatismo religioso que gobernó la Europa de la edad media y subsiguientes. Basándose en el pensamiento que los gitanos eran brujos y seres del mal que no provenían de Dios, los Arios decidieron que debían ser exterminados

También, dentro de las listas de exterminio, estaban los discapacitados, tanto por razones físicas como mentales. No hacia falta mayor cosa que alguien le faltara un miembro, o tuviera un impedimento físico, para que fuera apto para morir a manos de los Equipos Móviles de Matanza. El hecho genético de ser enano, o sufrir de demencia, era ya suficiente para morir y ser enterrado en una fosa común. Y para colmo lo llamaban “Eutanasia”, entiéndase como “morir para que descanses de tus penas”.

Pero los eslavos de la época también se vieron envueltos en el terror mortal de la maquinaria de los nazis. Los polacos, además de sufrir la invasión a su territorio, fueron obligados a trabajar de manera forzada y luego eran asesinados sin mayores explicaciones.

Algo que muchos no mencionan es que Alemania invadió a Rusia y en las ciudades que fueron tomadas, al igual que con los polacos, obligaron a los habitantes a trabajar en campos de concentración y posteriormente se asesinaron a hombres, mujeres y niños rusos y a importantes dirigentes del Partido Comunista.

Los homosexuales o quienes parecer sospechoso en cuanto al comportamiento, también influía en cuanto a las posibilidades de sobrevivir. El ser excéntrico no estaba permitido, pues esa “moral” que en algunos círculos aun persiste, no podía quebrantarse bajo ningún motivo.

Observando todo esto, podremos ver que la concepción nazi del “mejorar la raza” (para los que les encanta usar esta frase) no era por mero odio hacia los judíos, sino por una obsesión de creerse superior o más importante, y ser privilegiados por la naturaleza. Así de sencillo.

Toda esa mortandad se descubrió cuando los “Aliados” (donde por cierto, estaba la Rusia Comunista) empezaron a doblegar a las tropas nazis. Y fue donde se comenzó a usar la palabra Holocausto.

Holocausto como tal viene del griego y significa “sacrificio por fuego”. Si a ver vamos, no puede decirse que lo que ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial bajo el accionar de los nazis ha sido el único “holocausto”. De por si, paralelo a lo que ocurría en Europa, en el lado asiático, se vivió otro holocausto cuando en una hora maldita de la humanidad, los Estados Unidos, lanzó sobre el Japón, las bombas nucleares que arrasaron con Hiroshima y Nagasaki. Allí murieron muchos a causa de la explosión y aun hoy, muchos padecen las consecuencias de tal salvajismo.

Si nos vamos a hechos históricos previos, desde que en el planeta tierra el ser humano puso por primera vez la planta de su pie, se han desatado grandes matanzas, tan crueles y terribles, que se pueden considerar holocaustos.

Por ejemplo, lo que generó la llegada de Colón al continente americano, fue la muerte de millones por cantidades industriales de personas, en todo lo largo y ancho de estas tierras, y para muestra tenemos que en ciertos territorios, en particular, islas como La Española (Hoy conocidas como República Dominicana y Haití) no tienen el más mínimo rastro poblacional de quienes vivieron en esas tierras antes de la llegada de los europeos, ya que la aniquilación se encargó de no dejar ni un solo sobreviviente.

Incluso, la llegada de los esclavos desde el África, se motivo a que luego de matar a todos los indígenas, no quedaba nadie quien hiciera el trabajo pesado y fue que arrasaron con miles de pueblos aborígenes africanos, donde la matanza también fue brutal.

En cuanto a la tierra firme continental, se repitieron esos episodios, pero lograron sobrevivir pequeños grupos, cuando estos se internaron hacia lo más remoto de los territorios, hasta donde la lanza europea aun no había podido penetrar. Posterior a eso, se hicieron armisticios, y se les perdonó la vida a los indígenas. Sin embargo, y como ocurrió en la Alemania nazi, la justificación para todos esos crímenes del “descubrimiento y la conquista” fue el considerar a los pobladores originarios de estas tierras como “seres inferiores”.

Pero muchísimo antes de eso, toda la humanidad se caracterizó por luchas despiadadas, donde el único objetivo era la aniquilación del otro. Podremos meter allí a las cruzadas, y demás invasiones que se protagonizaron en diferentes partes del mundo, donde el vencedor, sencillamente desaparecía del mapa a un territorio, al asesinar a todos sus pobladores. Hay quienes hoy lo ven como hechos románticos pero en realidad terminan siendo más crueles de lo que los registros nos indican.

Incluso la misma Biblia (Torah o Viejo Testamento) relata episodios donde “el Pueblo de Dios” fue victima pero también victimario. Claro, hay que recordar que la Biblia es un libro sobre la historia del “pueblo elegido por Yaveh”, cuyo origen sin duda viene de las historias que se narraban precisamente por parte de los descendientes de Abraham, Isaac y Jacob, quien cambió su nombre a Israel. Son diversos los relatos que describen como los israelitas, luego de salir de Egipto y vagar por el desierto durante 40 años, cruzan el Jordan, y pasan a ser guiados por Josué, ya que Moisés, según ordenes de Dios, lo confina a permanecer en el Monte Sinaí, por no haberle mencionado al momento de herir una roca con la cual sacio la sed del pueblo.

La etapa de Josué, se caracterizó por la recuperación de la “Tierra Prometida”, y donde coexistían diversos pueblos. Los Israelitas decidieron organizar un ejército y combatir a todos aquellos que ocuparan esas tierras. Algunas de esas batallas, los comandados por Josué perdieron ante sus enemigos, pero cuando vencían a sus adversarios, lo curioso es que no movían ni un solo músculo, porque con un ruego a Dios, bajaban los ángeles del cielo y aniquilaban al enemigo. No pretendo burlarme de la fe religiosa de nadie, y tampoco voy a desconocer el poder del creador, pero honestamente, hay cosas en esos relatos que no cuadran, porque si así fueron las cosas, me pregunto ¿Por qué Dios ya no se manifiesta de semejante manera entre nosotros, para acabar con tanta injusticia? Porque dudo mucho que Dios haya agarrado una calentera y decidiera dejar de meterse en los asuntos de los mortales con ese estilo tan notable.

Posteriormente, la etapa de los Jueces y posteriormente de los Reyes, donde estaban Saúl, David y Salomón, también se caracterizó por una expansión del reino de Israel, hacia los territorios hoy conocidos como Oriente Medio. Incluso David debió combatir a Saúl, y se hizo con el poder no cuando Dios lo dispuso sino cuando mataron a Saúl, y las mayorías lo clamaron como Rey. Allí interpreto más un hecho político que de divinidad, pero reitero, respeto cualquier creencia.

Al morir Salomón, el reino de Israel se dividió y se crearon Tribus, según las doce casas descendientes de Jacob. La más grande terminó siendo la de Juda, y es por ello que ahora se habla de los Judíos, mientras que las otras once casas de Israel, se perdieron en la historia, y hasta hoy no se tiene precisión de que fue lo que pasó.

Otras culturas distintas a la de origen judaico, también protagonizaron sus propias matanzas, en cifras similares o superiores al Holocausto, si lo medimos de forma proporcional con respecto a la época en que se desarrollaron y la densidad poblacional existente.

Lo que no podemos seguir permitiendo es que esto sea pasado como hechos curiosos y necesarios en la historia de la humanidad, para que se repitan y quienes aprietan los botones de explosión de las bombas, sigan pintándose como pobres seres que han sufrido los maltratos durante la historia pero que no reconocen que bastante sangre ajena han derramado sobre esta tierra.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es cierto que para los judios el termino "holocauto" es marca registrada. Solo ellos se sienten duenos del termino. Y que hacen con el pueblo libanes, pues tal vea el termino "holocauto"quede corto, es un crimen y se justifican con lo que dicen que sufrieron en la segunda guerra mundial. Salieron corregidos y aumentados.
Las mismas estupideces en defensa de israel dijo el embajador del estado sionista en Mexico.
No sera acaso que el holocausto no existio?