domingo, abril 02, 2006

El Tsunami Chávez sobre el continente

El 2006 es un año electoral, no solo en Venezuela, sino en varios países de la región latinoamericana. En todos los casos, hay un escenario seguro, que radica en la confrontación entre los movimientos de izquierda apoyados en una base popular que demanda cambios estructurales profundos, y los conservadores de derecha, que trataran a toda costa que nada cambie, ya que eso se traduce en la manutención de sus privilegios.

Pero para la derecha la cosa no está fácil. La izquierda avanza de manera sostenida, con el compromiso de satisfacer las necesidades de los eternamente excluidos, mientras que la derecha solo tiene el compromiso con sus financistas, que no son otra cosa que las empresas transnacionales.

EEUU esta conciente de esto, y por lo tanto, apresura la firma de los Tratados de Libre Comercio (TLC), unos pequeños “ALCA” que buscan la salvación, así sea fragmentada, del proyecto de dominación económica totalitaria de los países de la región. Esa premura, es ante la inminente posibilidad de que lleguen gobiernos divorciados de estos planteamientos neoliberales.

Pero hay un fenómeno muy interesante en todos los países donde se proyectan elecciones, y es que en todos, participa Hugo Chávez, pero ojo, no se confundan, no es porque los movimientos de izquierda sean los que lo lancen a la palestra de cada localidad, sino que los derechistas buscan que sea su tabla de salvación, pero ojo otra vez, no se me confundan, no es que alaben al comandante de la Revolución Bolivariana, sino que lo tienen como “el coco”, “el lobo feroz”, el demonio mismo salido del infierno y hediondo a azufre.

La estrategia no es novedosa, ya que fue lo mismo que aplicó el Macartismo con el comunismo, y sus discípulos con la figura del comandante de la Revolución Cubana, Fidel Castro, durante varias décadas. Al parecer, ya esos temores hacia el barbudo fumador de habanos, pasaron a la historia en los manuales de la CIA. Era necesario renovar el manual de conspiración, y lo único que se les ocurrió, fue poner al joven presidente de Venezuela, como nuevo “terror de los terrores”.

Sin embargo, al parecer, para los EEUU la modificación de la figura “apocalíptica” resultó un terrible error. Chávez, ha llevado a los primeros lugares en las mediciones a los candidatos de izquierda, gracias al discurso de la derecha, que sostiene que de ganar el movimiento popular, llegará al poder un gobierno “tan terrible como el de Chávez”. Al parecer, y de alguna manera bien particular, la gente está bien enterada de lo que pasa aquí en Venezuela, y se ha motivado una participación extraordinaria en apoyo a los movimientos populares de izquierda. Seguro los asesores políticos de la derecha, deben estarse poniendo las manos en la cabeza y diciéndose entre ellos “Mierda, la cagamos”.

Quizás, las maquinarias de Guerra Sucia y trampa electoral, metan su mano al final de algunos casos y cambie de manera muy conveniente, ciertos resultados, pero a riesgo de las insurrecciones populares que han ido recorriendo la región y a lo que el dólar siempre teme. Por lo tanto, las posibilidades de que solo le quede a EEUU unos pocos aliados en Latinoamérica, son bastante grandes.

No hay comentarios.: