viernes, enero 06, 2006

Y movió la montaña…

El viaducto ha sido el tema de los últimos días, porque como ya es noticia, el importante paso vehicular hacia el estado Vargas desde el Área Metropolitana, colapsó de forma total, generando una situación de emergencia que no puede ser visto a la ligera.

No es la primera vez en nuestro país que una infraestructura de transito vehicular de importancia, se ve afectada por los diferentes elementos de la naturaleza (como es el caso que hoy nos ocupa) o debido a la falta de mantenimiento (otros que pudiera citar), y que han sido noticia. Pero no podemos decir que la situación, en cuanto al manejo por parte de las autoridades, ha sido similar a lo que aquí se había visto, sino que se le da un nuevo enfoque a la solución de los conflictos.

El Viaducto 1 de la autopista Caracas-La Guaira, es una estructura compleja, debido a la forma como se construyó (que no fue mala, pero si demandó alta tecnología) y por la ubicación que tenía. A mediados de los años 50, esta obra fue inaugurada por el Presidente de aquel entonces, Marcos Pérez Jiménez, para conectar al litoral central, con la ciudad de Caracas, y desarrollar un importante punto turístico para la urbe en crecimiento, así como crear una vía de traslado más directo de los productos que llegaban al puerto de La Guaira.

Pero en 1986 se detectó que debido a una falla geológica en el cerro sobre el cual se apoya uno de los estribos del viaducto (lado Caracas), había un movimiento de 1 centímetro anual de la estructura y fue cuando se comenzó a realizar trabajos de refacción para solventar la situación. Sin embargo, los trabajos que se comenzaron a realizar, no tuvieron el carácter debido de atender todas las situaciones que agravaron el impacto de la montaña sobre el estribo Caracas.

Se ha investigado que los ingenieros que estuvieron en la construcción del Viaducto (bueno, de la autopista), tuvieron en cuenta la existencia de una posibilidad de inconvenientes, pues las bases del estribo La Guaira, fueron colocadas sobre el terreno, pero las bases del estribo Caracas, fueron colocadas a profundidad en el terreno, lo cual indica, que no era lo mejor para colocar la estructura, y tal vez las razones que condujeron a una decisión de ese tipo, fue la manera acelerada en que tenía que ser entregada la autopista, ya que Pérez Jiménez pedía las obras en una fecha del año y tenía que estar lista, contra viento y marea, el 2 de diciembre (o fechas cercanas), pues era el día que él las inauguraba las más importantes, y como ejemplo podemos tomar lo del “Camión del Estadio Universitario”.

La historia del “Camión del Estadio Universitario” se trata, que cuando se construía la Ciudad Universitaria de Caracas, uno de las últimas edificaciones que se construyeron fueron los Estadios, y el de Béisbol iba a velocidad más lenta. Acercándose la fecha exigida por el Presidente Pérez Jiménez, los trabajos se aceleraron, pero un camión muy pesado se averió justamente en el centro de la fosa, donde en un futuro, estaría el campo de juego. Por más que se intentó moverlo, fue imposible y no se podía postergar la inauguración, por lo que se tomó una decisión, según mi punto de vista increíble: Sepultar el camión con la tierra del campo de juego. Hoy en día, el camión sigue allí enterrado.

Ese tipo de presiones no se vieron como resultado en el momento, pero hoy en día, en el caso del Viaducto nos pasa la factura de una posible salida del paso. Además, debe sumársele la descontrolada forma de crecimiento de nuestra capital, que hizo que todas las zonas elevadas, fueran habitadas por los pobres que necesitaban una vivienda y solo tenían la posibilidad de construir un rancho, que carecía de todos los servicios básicos, pero en particular, por el caso que aquí se toca, no disponían de un servicio de aguas servidas, por lo que los desagües terminaban directamente en la tierra. Es el caso del barrio Nueva Esparta, ubicado junto al viaducto en la loma que hacia presión. La saturación natural del suelo con las aguas de lluvia, sumándole el peso de las viviendas, que paulatinamente fueron sustituidas por casas de bloque, y las aguas servidas de forma permanente siendo absorbidas por la tierra, crearon un cocktail propicio para el deterioro del soporte del terreno que hoy afectó al viaducto.

Oportunista y poco serio resulta decir que este gobierno es culpable por la sencilla razón que sí. Hay un largo proceso de obstáculos que pueden considerarse más un vía crucis que cualquier otra cosa. Cada vez que se intentó iniciar la construcción del nuevo puente, siempre estuvo metida la mano corrupta de la Cuarta Republica, ya que todos los procesos de licitación, fueron invalidados por irregularidades en la adjudicación, y consumieron tiempo y recursos valiosos, que conspiraron de manera importante contra la vía terrestre.

Pero hay algo que no se le está dando la importancia debida, ni la relevancia como acción de un Estado responsable, que le da una respuesta a la población que requiere de la ayuda oportuna. Se trata del desalojo del Barrio Nueva Esparta y zonas aledañas, las cuales se encuentran sobre el cerro que tenía apoyo el Estribo Caracas. Dichas áreas siempre han sido bastante inestables, y no es la primera vez que se sabe de deslizamientos y derrumbes de viviendas, pero hoy la situación es diferente. El cerro se movió y dañó al viaducto, pero el Gobierno decidió desalojar a las personas que viven en estos barrios sin esperar que se caiga la primera, haciendo lo inverso que otros gobiernos, los cuales esperaban que existieran victimas, para salir corriendo a medianamente atenderlos, aunque los tiraban en los primeros lugares que consiguieran y allí, los afectados resolverían por sus propios medios.

Hay que resolver, pero la solución debe tener espiritu revolucionario y que no deje lugar a dudas que estamos haciendo lo mejor por el progreso de Venezuela;Y si los escuálidos quieren seguir pensando que Chávez como un ser maluco, se metió una noche por la parte contraria del cerro y lo empujó, o como ellos dicen, que se cree un “Mesías” se paró frente al cerro y le dijo “Yo soy Chávez, y por allí dicen que si no voy a la montaña, entonces la montaña viene a mi” y el cerro se movió, que le sigan dando rolo, eso no importa, aquí hay libertad para hablar gamelote.

(fotos: Cortesía ABN)

1 comentario:

alice dijo...

Muy bueno tu comentario Carlchucho, tienes razón, no se puede seguir culpando de de cualquier cosa q pase al gobierno, porque ésta mas bien esta haciendo lo imposible por mejorar la calidad de vida del venezolano a pesar de como dejó la IV republica al país.
Todos debemos esforzarnos y unirnos para q éste proceso tenga validez, si no todos los esfuerzos del Presidente serán envano.
Tenemos q ayudarlo como sea!