lunes, enero 30, 2006

La Gloria de los Leones del Caracas


Que noche la de anoche. Ganar es tan satisfactorio, que uno comienza a ver el mundo de otra manera, y si hay un problema en la vida, creo que esto logra ser la anestesia para los guayabos existenciales.

Los Leones del Caracas, contra cualquier pronóstico, lograron levantarse con la 16ª copa de campeones de toda su historia, al propinar una paliza moral a los Tigres de Aragua, en el mejor de los escenarios: El Estadio Universitario de Caracas.

Yo escribí al comienzo de la campaña, que los melenudos darían una importante pelea. Aquí está el post "Viene la Pelota". En ese entonces prometí que escribiría un reporte diario pero me fue imposible, debido a mis ocupaciones, y esa vaina de ser jefe, en verdad que es bien difícil por todo lo que representa y el tiempo que se le tiene que invertir.

Sin embargo, en el final de la temporada, logre conseguir un espacio para poder hacer algunos análisis que se debían a mi conocimiento del béisbol, por ser un consuetudinario espectador y que practiqué durante un tiempo en la posición de catcher, que es una escuela para ser especialista en estrategia. En mis pronósticos del Round Robin, comencé luego de que los Naufragantes del Magallanes, nos propinaron un blanqueo, y se desataron las exageradas lenguas marineras. Allí escribí el post: "Magallineros reaparecieron pero no sabemos hasta cuando" y lo titulé de esa manera, ya que los Leones habían ganado el primer choque con sus eternos rivales, y nadie dijo nada.

Posterior a ese evento, el Chalequeo de los Magallineros fue impresionante. Algunos atribuían mi post, a una forma de escapar de la derrota, pero dichas palabras se revirtieron poco después, ya que los Naufragantes cayeron en el tercer encuentro, por lo cual les escribí el post "Se desaparecieron los Magallineros" y solo me contestaron “bueno, pero es que no es igual… una arepa es una arepa”. Allí tenían razón, solo fue UNA arepa la que nos dieron, pero nosotros les mandamos un relleno de 13 carreras en el partido que lo definió todo. Yo había pronosticado que Caracas, tenía que triunfar los últimos cuatro compromisos, pero ligar que los demás perdieran en una serie de combinaciones que según los estudiosos, era muy difícil. Sin embargo ocurrió y el último juego del Todos contra Todos de los Leones, fue frente al Naufragantes y significó, la clasificación de los melenudos y el hundimiento de la curiara turca, en un balde de agua fría para las espaldas de los seguidores de ese bodrio que llaman Magallanes.


Allí les dedique dos post, donde el Primero llamado "Señores: ¿De qué valió?" donde me preguntaba, para que tanto escándalo si a la final, quedaron eliminados, contra todo pronostico. Los Naufragantes no aceptaron su derrota con gallardía deportiva, y se refugiaron en excusas que reflejé en el post "Excusas Desesperadas", que no son producto de la fantasía, sino que de verdad me las dijeron.

Ante los acontecimientos de los dos primero partidos de la final, también hubo hechos interesantes de análisis, donde se evidenció que los Tigres no eran los mismos, a pesar de haber ganado el primer juego, pero lo atribuí más al madrugonazo que le dieron a Tony Armas que a un dominio aragüeño, el cual nos mantuvo de cabeza en la ronda regular y en el round robin, donde honestamente no veíamos luz contra los carajos, y algunos supusieron que sería igual con el último tramo, pero en el segundo, el Caracas fue un conjunto diferente, en una alineación sólida por donde se le diera la vuelta, y no solo como lo han querido ver los naufragantes, que todo se trato del turco Carlos Guillen. Lo mismo pasó con el cuerpo monticular, donde Geremí González solo lanzó en uno de los juegos, pero los naufragantes consideran que todo se fundamentó en él, cosa que raya en el ridículo, porque Geremí cuando salió, tenía una rebelión montada en las bases, que la sofocó el relevo melenudo.

Además, a eso se le unió la creación de un conjunto se seguidores de varios equipos eliminados que apostaban a los Tigres de forma descarada, llamado “El Tocota”. Por ello, le escribí el post "Mi mensaje al TOCOCA: Ustedes no tienen vida" donde los reté, y ese reto fue ganado, suponiéndose que deberían quedarse callados; sin embargo, no fue así.


Ahora los naufragantes y otras especies derrotadas de aficionados, señalan que el Caracas es campeón por los refuerzos. Claro, ellos hablan así, porque les da cojonera que la selección de refuerzos de los Leones fuera mejor que la que ellos tuvieron, porque hasta donde sé, estaban muy contentos cuando en el Round Robin por ejemplo, Magallinas tomó a Jeremi Cummings, pero les molesto y les causó irritación hemorroidal cuando de su conjunto solo quedaron restos, y el Caracas tomó los mejores para sus aspiraciones. Tal vez los magallineros imaginaban que Geremi y Guillen harían saboteo interno o algo así para evitar que nos lleváramos el campeonato, pero en verdad que no fue así.

Pero en una cosa si no coincido con los “sesudos profetas deportivos” que en días previos habían dicho que Tigres sería campeón y antes habían también dicho que Magallanes estaba seguro en la final, es que le hayan dado el premio al Más Valioso a Carlos Guillen, y no niego los meritos como pelotero, pero si se hace una revisión más profunda de las situaciones del juego, Rafael Álvarez había contribuido de manera significativa con la causa melenuda, pues empujó 5 carreras en la final a diferencia de Guillen que remolcó 7, pero el jardinero zurdo, había servido de encendedor de la toletería capital, en esos importantes racimos que se hicieron en los 4 partidos corridos donde nos llevamos nuestra corona 16.

Atribuyo que esos votos de los periodistas, no reflejan el sentir de los aficionados y de todo lo que aconteció en el terreno, pues bien es sabido que muchos de estos, pareciera que se les mojan los calzones cuando les hablan de un “grandes ligas”, y no olvidemos los famosos “Dream teams” que organizan, donde incluyen figuras que ni siquiera juegan aquí. Pero ese es su mundo, y este el nuestro, donde lo más valioso fue el buen movimiento de las piezas, el trabajo en conjunto y el apoyo aficionado.

Respecto a Cisneros, se puede ir a mamar un chaparro, porque los magallineros lo tienen como excusa para decir que somos golpistas por ser del Caracas, sin terminar de enterarse que los Ferrari que detuvieron las gandolas en el paro petrolero contra Chávez, son directivos de alto peso en el magallinas. Coño magallineros, reconozcan que los dejamos con las ganas, porque hasta Chávez felicitó al Caracas en Cadena Nacional, considerando que el equipo es un “Patrimonio Nacional”, cosa que reafirma que el golpista de la Colina, es dueño de los activos empresariales, pero en cuanto a pertenencia verdadera, es compartida por todos quienes hemos seguido el conjunto

Desde aquí, también felicito a Omar Malavé, pues hizo un trabajo de construcción del equipo que queríamos, y que no le fue reconocido correctamente por muchos aficionados y por la misma directiva, pero que los jugadores si lo hicieron y le dedicaron ese triunfo. También felicito a Carlos Subero por lograr elevar la moral del conjunto, y hacer un estilo de juego que permitió que se superaran las adversidades del camino.

A los compañeros y Camaradas del Frente de Aficionados Revolucionarios del Caracas (FARC) les aviso que para la próxima temporada, debemos organizarnos estructuralmente, y hacernos sentir como revolucionarios melenudos.

Caracas va a la serie del Caribe, y ha tenido bajas sensibles en cuanto al pitcheo y bateo, por la mano gorila de los dueños del béisbol gringo, sin embargo, creo que tenemos un chance significativo de lograr la corona del Caribe, jugando al estilo Venezolano; El estilo León

No hay comentarios.: