viernes, diciembre 23, 2005

La polémica al bate

Las Grandes Ligas convocaron este año que culmina a un Clásico Mundial del Béisbol, en la búsqueda de un nuevo aire para el deporte que después del sumo y otras actividades de impacto físico, es el único que permite que los grandes cultores de la lipa, puedan exhibir su talento.

Con ciertas característica olímpicas (en el papel) pero obviamente dominado por lo comercial, la cita a los 16 países, donde es protagonista el Continente Americano, es un intento por ver si se logra estructurar una Serie que llame tanto la atención, como el Mundial de Fútbol, el cual, a nivel internacional, tiene una altísima preferencia.

Lo interesante de la selección de los equipos, es que fue mediante invitación, y eso se puede entender, como consecuencia de ser la primera vez que se realiza este evento, en manos de las ligas gringas, pues es claro, que existen otros mundiales de la disciplina, pero que no captan el mismo atractivo, porque no está representado por figuras relevantes, las selecciones nacionales participantes, y el nivel se considera amateur, cosa distinta del Mundial de Fútbol, donde solo van lo más granado del balompié internacionalmente.

En Venezuela, se convocó (no tengo conocimiento de quien, pero imagino el nombre de la marca de cerveza) a la conformación de una selección nacional, donde la presencia de nuestros “grandesligas” es un requisito necesario. Nunca entendí por que razón nombraron a Luis Sojo como manager del conjunto, y no con esto pretendo quitarle meritos al Petareño, porque sin lugar a dudas, el carajo sabe de pelota, pero hay muchas otras figuras de nuestra historia peloteril, que podrían dirigir el conjunto, hasta por un asunto de estrategia, y es allí donde coincido con lo afirmado por Oswaldo Guillen en su rueda de prensa, efectuada en la sede la Empresas Polar, cuando frente al influyente Lorenzo Mendoza, señaló que por razones de lógica, el manager debió ser David Concepción, ya que este aun está luchando en los números de los especialistas, para entrar al Salón de Fama en EEUU, y era necesario exhibir las razones por las cuales, el Rey David, debe ingresar al espacio de los inmortales donde ya tenemos a Luis Aparicio.

Aparentemente dicho comentario logró incluir al Rey David en el equipo como coach de banco, cosa que parece justa, pues logramos verlo junto a Sojo, en la presentación del uniforme oficial de la selección. Dicho uniforme será vinotinto, y que en las primeras de cambio, conseguiré porque vale la pena. Sojo y su equipo técnico, conformado por Concepción, Omar Malavé, Roberto Espinoza entre otros, y con la adición de experimentados peloteros, donde está Luis Aparicio, convocaron a unos 57 jugadores, especificados en 24 lanzadores, 16 jugadores de cuadro 9 outfielders y 8 receptores, los que deberán contar con el permiso de sus equipos de las grandes ligas, porque de forma extraña, si consideramos que la MLB es un absoluto negocio, el Clásico Mundial se realizará de manera paralela al campeonato regular de los EEUU. Ya 23 jugadores han recibido la autorización y se espera la incorporación de los otros en los próximos días.

Pero mientras todo esto pasa de forma optimista en nuestro país, a nivel internacional, hoy se levanto un polvero.

Puerto Rico anunció que no participaría como sede del Clásico Mundial, ante las recientes medidas impuestas por el Departamento del Tesoro de los EEUU, que negó el permiso para que la Selección de Cuba, participara en el evento, alegando que el bloqueo impide que se le erogue algún monto en dólares a ese país o sus representantes, ya que los ganadores, pueden obtener un premio metálico y bien es sabido que la selección de la Isla es una de las más poderosas del mundo.

La posición de la Liga Puertorriqueña, tiene sentido, pues con la prohibición, se violentan normas olímpicas y deportivas, solo por una pretensión política y una evidente forma gorila de continuar viendo al mundo. El representante de Puerto Rico, señaló que había hecho todo lo posible para convencer a las autoridades cubanas para que aceptaran la invitación a la selección, y en un discurso del Comandante Fidel Castro, el líder aceptó el reto, y dijo no preocuparle si el juego sería en Florida o en cualquier parte de los EEUU, haciendo alusión a la posibilidad de deserción de jugadores como ha ocurrido en otras oportunidades, gracias a la seducción que los agentes de los equipos de las Grandes Ligas le hacen al talento antillano. Ante este escenario, Castro dijo que si uno se iba, Cuba lo repondría con dos o tres mejores que el desertor. Lamentablemente el Tio Sam, si le tuvo miedo al reto y a ser mordido por el caiman.

Críticos deportivos y políticos, tanto de EEUU como del Caribe y de muchos otros países, han rechazado la decisión de la vetusta posición yankee contra la isla, y los mismos organizadores lamentaron la forma como se ha manejado el asunto. Pero lo increíble fue la propuesta de sectores ligados al exilio gusanero de Miami, donde se planteó hacer la selección de Cuba pero bajo el control del “Exilio”, algo que fue negado de plano por los promotores del evento.

Pero amanecerá y veremos, que acontece en los próximos días en cuanto a este caso, donde EEUU demuestra una vez más su intolerancia, su falta de criterio de amplitud y su irrespeto a las condiciones que internacionalmente aceptan las naciones, hasta para cosas tan sanas como el deporte y la competencia.

1 comentario:

ED dijo...

Caramba no estaba enterado de esto, esa es la democracia que practica EEUU a fuerza de chantaje creen que van a seguir controlando al mundo pero les llego la hora de pagar