martes, noviembre 01, 2005

Al fin tenemos la MASA

Hoy, primero de noviembre de 2005, ya es un hecho, que Venezuela contará con su propio satélite, y para ello, el presidente Hugo Chávez, firmó la creación de la Agencia Aeroespacial Venezolana.

Hay muchas implicaciones positivas al respecto, pues nos garantiza la soberanía en nuestra propia transmisión de datos, nos da mayores libertades de acción, y nos da un salto inmenso en el área tecnológica, pues aunque el satélite es de fabricación China, serán técnicos venezolanos los que se encargaran de manejarlo desde aquí mismito.

Pero todo esto al parecer no importa, si nos trasladamos a la mente de cualquier escuálido que no le crea ni el padre nuestro al gobierno. Ya deben estar sacando cuentas de los planes “maléficos” y malucos que el chavismo tiene estipulados con el perol ese volando por el espacio.

Lo primero es que la agencia que manejará el satélite tendrá el nombre del celebre bisabuelo del muchacho de Sabaneta de Barinas; es decir, se llamará Maisanta Air Space Agency (M.A.S.A.); el nombre seria en ingles para que coincida con esas iniciales, ya que tiene un metamensaje que le manifiestan al escualidismo, para que se resigne y en su mente circule la frase “la M.A.S.A. no está pa’bollos” (a propósito que ya viene diciembre).

La sede de la M.A.S.A. estará en el Cabo Codera, pues todo escuálido está seguro que Chávez lo que le tiene al imperio es envidia en lugar de arrechera, y por ello tratará de imitar al Cabo Kennedy.

El satélite tendrá unos controles, directamente en el despacho del Comandante, para manejar los resultados electorales, y ya no tendremos que recurrir al satélite ruso aquel que manejó el pana Andrés Izarra durante el referéndum, que lanzaba un rayo de ondas sonicas sobre la cabeza de los votantes para que marcaran la opción del NO en lugar del SI. Sino pregúntenle a Tulio, Julio o como se llame, aunque más rápido lo conseguimos si lo buscamos como Care’cochino (no tiene ningún parentesco con Henry Care’vieja).

La energía nuclear que tanto han mentado en los últimos días, es para hacer funcionar los cohetes con los cuales será lanzados este satélite y otras misiones con las cuales, el chavismo pretende transformar en comunistas a los seres que seguramente nos visitan desde las lejanías del universo y restarle cualquier posibilidad de apoyo a la posición, porque definitivamente, este gobierno hace los viajes que sean necesarios para que los personajes mas diversos le brinden apoyo, y hemos visto como ya ha recorrido todo el planeta en el camastrón y no hay rincón del mundo donde no le den vivas y lo aclamen, por lo tanto, ahora su meta es el espacio sideral.

Para estos viajes, se fabricará especialmente otro avión, que en este caso no es avión sino un trasbordador espacial, que se llamará “El Camastrón Interestelar”, que irritará hasta al más despreocupado escuálido, ya que le pondrán una regadera especial, dentro de una capsula gravitacional; pues no tendría chiste una ducha cuando se desconoce la dirección que tomaran las gotas de agua en la gravedad cero. Lo mismo se hará para poner un chinchorro, ya que el comandante no duerme, a menos que sea al estilo llanero.

El Camastrón Interestelar, será una especie de Enterprise o como sea que se llamara la nave donde estaba Mr. Spoke (o como se llamara también él) en Viaje a las estrellas. Usará la misma velocidad del Enterprise, más rápido que la misma luz, o mejor aun, más veloz que la ladillosa pelusa que se le pega a la ropa formal oscura en el momento menos preciso. Esta hipervelocidad será puesta al Camastrón Interestelar, para que los viajes no sean tan prolongados, y poder estar en la Tierra y en el país todos los domingos para hacer “Aló Presidente”. En caso que no puedan estar aquí para el día domingo, tendrá un set especial, donde asistirá público pero virtual, hologramas de personas que estarán en la tierra interactuando con el Jefe, a pesar de estar en otras galaxias.

Además, otro proyecto de la M.A.S.A., es conquistar otros cuerpos estelares para desarrollar núcleos endógenos extraterrestres, y es un objetivo puntual el planeta Marte, porque indudablemente la esfera roja tiene que ser nuestra. Les dejamos a los gringos la Luna, es una vaina muy blanca, parece Adeca y ya ellos se la clavaron al ponerle la bandera, pero quien sabe, pudiéramos intentarlo, y cambiarle el color, tirando miles de toneladas de onoto sobre la superficie.

Pero esos viajes no pueden ser así sin experimentar, hay que hacer pruebas, investigaciones, por lo que hay que recurrir a los conejillos de indias, pero hay un detalle muy notable; la sociedad protectora de animales no permite que tomemos perros para experimentar, y no somos capaces de mandar monos, ya que son una especie en peligro, por lo tanto hay tenemos un gran problema. Seguramente, la Papo dirá que el gobierno comenzará a detener dirigentes escuálidos para enviarlos en esos cohetes. No sería mala idea si a ver vamos, porque consideremos lo siguiente, los escualidines son una especie en peligro de extinción, pero como todo adeco o copeyano, logran la longevidad, y ellos no son tan necesarios para el equilibrio ecológico (mucho menos al político, porque lo que hacen es desequilibrar la tranquilidad de un colectivo) pero no podemos negar que son indispensables para reírnos un rato con cada guevonada que se les ocurre. Así que si los escuálidos soportan la vaina, y no se les termina de quemar la cotufa, es posible y seguro trascender nuestros cielos.

Luego, cuando tengamos todo bajo control, haremos una marcha sobre el anillo de Saturno, para que quepa todo el gentío que llevará el gobierno en buses espaciales, y haremos que el Sol cambie de nombre, y le pondremos Chol, y tatuaremos en Marte el símbolo del chavismo, para que los escuálidos no se atrevan a observar por los telescopios hacia el infinito.

Si no lo escribía ahora, seguro la Papo o la Colomina lo iban a sacar adelante.

1 comentario:

Reindertot dijo...

"Les dejamos a los gringos la Luna, es una vaina muy blanca, parece Adeca y ya ellos se la clavaron al ponerle la bandera, pero quien sabe, pudiéramos intentarlo, y cambiarle el color, tirando miles de toneladas de onoto sobre la superficie."

Jajajajaja, mas venezolano imposible. Buenisimo.